La primera noche del bebé en casa

irune NB026¡Bienvenida a la maternidad!
Esa emoción de ya por fin salir del hospital y llegar a tu casa, con un integrante más en la familia… Esa ilusión tan grande que ya van a usar el cuarto que con tanto amor preparaste para esa personita tan chiquita pero tan demandante… Quizás no tenemos idea lo demandantes que pueden llegar a ser, hasta que pasan su primera noche en casa.

Claro, no tenemos idea cuanto duermen, cada cuanto comen, cuanto lloran, pues generalmente cuando te lo llevan de ‘visita’ en el hospital esta dormido, esta calladito y se ve zen, relax y feliz.

Hablo por mi experiencia y por las de otras mamás cercanas, pero a final cada bebe es diferente y quizás corras con suerte que tu caso no sea así.

Aquí empiezas la verdadera maternidad. Aquí empieza lo bueno. Jajaja
Dos factores nuevos que vas a descubrir: conocerte tu misma como mamá y conocer a tu bebé, y tu bebe como apenas esta conociendo la vida fuera de ese lugar tan rico, obscurito, calientito, tranquilo y comodo… Tendrá más trabajo para adaptarse que tu. Además el en lugar de frustrarse, buscar respuestas por internet o pidiendo consejos, el llorará y llorará, tan sencillo como eso. Y aquí es donde necesitamos mucha paciencia también.

Habrá noches muy buenas, en las que solo sea el hambre lo que lo despierte, habrá noches muuuy criticas en las que les cambies pañal, le des de comer, lo tapes, lo destapes, lo cargues, le cantes… Que terminaras caminando con el por toda tu casa y simplemente no quiera dormir.
Aquí viene lo importante de hacerle una rutina, un horario para dormir, y lo importante de ser paciente en lo que aprende a distinguir el día y la noche, jugar, despertar, comer y dormir.

Siempre que llore puedes empezar revisando tu reloj a ver si no tiene ya más de 3 horas sin comer (te podrá sorprender como se nos puede ir el tiempo), cambiar el pañal, checar la temperatura, si se arquea o llora sin parar puede ser el famoso cólico del lactante (ten SIEMPRE a la mano el maravilloso ‘ESPAVEN’), y aveces puede ser que solo quiere estar pegado a ti, lo cargas y se duerme, y como no habría de querer eso, si lleva 9 meses pegado a ti. (Aquí es donde el rebozo es una maravilla, porque en el día va feliz a todos lados junto a ti… Pero ese será otro tema).

Deja un comentario

7 + 3 =